La tormentosa salida de Messi

Por: Loanny Picado

Todo tiene fecha de caducidad, incluyendo el amor. Así le ha pasado a Lionel Messi, quien se ha desencantado del equipo que le apoyo desde muy joven, cuando nadie en su natal Argentina quería invertir en el pequeño rosarino y hoy decide hacer sus maletas para marcharse del Barcelona, equipo en el que se consagró en uno de los mejores de la historia del fútbol.

¿Es una sorpresa que el astro argentino renuncie? Definitivamente no, sabíamos que la historia de amor entre Messi y el club catalán tendría un fin, pero no de la forma que lo hecho. Un fax de varios párrafos en los que expone tajantemente su renuncia, y que entre líneas agradece a los directivos del club, una carta que se filtró intencionalmente en los medios españoles para cerrar cualquier posibilidad de negociaciones con el club barcelonista.

El capitán del conjunto azulgrana recibió un duro golpe, la estrepitosa caída 2-8 frente al Bayern Münich en la que quedó eliminado de la Champions League lo dejó más que desolado porque la decisión de Lionel no fue pensada al azar. Su salida se desemboca por situaciones que se venían presentando en los vestidores, principalmente por la no tan buena comunicación con el presidente José María Bartomeu y las diferencias que empezaron con el director técnico, Ernesto Valverde y acabaron con Quique Setién. La derrota humillante frente al equipo alemán, fue quizás lo que finalmente empujó a Messi a cerrar filas con su amado club.

El cariño que tenía por la organización que lo forjó como jugador desde que era casi un niño, no fue suficiente para seguir adelante y tristemente el último capítulo de Messi en el Barcelona es una fotografía opaca en la peor derrota que ha recibido el argentino en su carrera. Un capitán cabizbajo, que desapareció junto a sus compañeros en el campo, ante un Bayern de Münich que los borró de la cancha.

¿Acaso esta será la última escena en la que recordaremos de Messi vestido de azulgrana? Al parecer así lo ha decidido el mismo atacante argentino. Se marcha sin dar ni siquiera la oportunidad de despedirse como se debe de esa afición que lo apoyó incondicionalmente en las buenas y malas.

Messi ha sido el mejor jugador del club catalán. En el fútbol muy pocos jugadores se miran con tan fascinante calidad y genialidad como la del atacante blaugrana. Sin embargo, se debe también señalar que gran parte de sus triunfos no llegaron a ganarse solos, a su lado contó con el apoyo importante de grandes jugadores como Iniesta, Xavi, Puyol, y a media que sus compañeros fueron retirándose de la escena futbolística, los palmares de Lionel se reducían, porque parte de la grandeza del argentino en el campo se debía también al apoyo que giraba alrededor de este. Lo que nos hace pensar en la selección de Argentina, donde el rosarino no ha conseguido el mismo éxito que consolida en el Barcelona.

La salida de Messi ha sido controversial no porque haya decidido irse, sino por la manera que ha procedido en medio de la peor crisis que ha tenido el club. Además, Lionel tiene un contrato con una recesión de la cual puede estropearles los planes, una cláusula impagable y exagerada de 700 millones de euros y que al parece el Manchester City quiere negociar en 200 millones. Una operación que los mismos medios españoles dan por hecha. De marcharse al City le esperan viejos conocidos y grandes amigos, bajo la batuta de su antiguo entrenador, Joseph Guardiola y su compañero de selección Sergio Agüero, con quien tiene una estrecha relación de amistad.

El vestuario y la cancha del Barcelona están en su peor momento y la directiva hace su intento de salvar al equipo. Contrata a Ronald Koeman, quien se encargará de la renovación completa del plantel, porque indiscutiblemente es necesaria en el equipo catalán, luego de la desastrosa temporada de este año.

Como en toda renovación, las cabezas iban a rodar y en la lista negra de Koeman estaban los amigos de Messi, la cual encabezaba Suárez. En el nuevo proyecto del técnico del Barcelona no daba cabida a sus allegados ni las peticiones personales de Messi como la de traer a Neymar, el plan del holandés no le convenció al argentino y lo colocó en la puerta de salida.

El adiós parece inevitable. Quizás en los dos o tres años que le quedan de vida deportiva renazca un nuevo Messi, sea en Inglaterra o en otro liga, al parecer no vestirá más el uniforme azulgrana. Era tiempo de irse para «La Pulga», pero no bajo esta densa tormenta y una humillante derrota, sino en mejores términos. Se merecía dar un adiós más digno del mejor jugador de la historia del club.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s