Messi, obligado a quedarse

Por: Loanny Picado

Preso por su contrato, Lionel Messi no podrá irse del FC Barcelona ya que es obligado a seguir hasta junio de 2021. El argentino finalmente ha explicado las razones por las que quería dejar el equipo y también enfatiza los motivos por los que el club lo sigue reteniendo.

Para empezar, Messi deja muy claro en la entrevista concedida a Goal que su deseo de irse no ha cambiado, pero decide dar marcha atrás a su decisión porque quiere evitar una batalla legal contra su “amado club” y porque es imposible que pague los 700 millones que pide el Barcelona.

“Voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo”.

El mensaje de Messi no tiene retórica, le han cerrado las puertas de su libertad y no tiene opciones viables que ayuden a salir del club, y esta vez gratis no será. Deberá vestir los colores azulgranas y adaptarse al proyecto del nuevo director técnico, Ronald Koeman.

“Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado.Hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas”.

Resignado y presionado a quedarse en el equipo, habló abiertamente de las diferencias que existen entre él y Bartomeu. Es evidente que la posible salida del argentino representaba perdidas millonarias no solo para el club, sino para la misma liga, que ha apoyado la posición del directivo catalán.

Más que un desahogo, la entrevista retrata la realidad de un jugador agotado. Un Messi que al verse contra la espada y la pared de perder todo, decide quedarse para evitar una salida tormentosa y en los tribunales. Hace repetitivo los señalamientos en contra de la gestión de Bartomeu, explicando porqué decidió hacer su salida del club por medio de un burofax, tras la goleada 2-8 frente al Bayer Münich. Esto solo evidencia aún más la mala relación con el presidente del club.

Tampoco hay seguridad en las palabras de tranquilidad de Messi al decir que “dará lo mejor en este último año” cuando en realidad no le convence el proyecto del nuevo técnico y no está contento en el vestuario a la falta de su amigo, Luis Suárez. Indudablemente la grieta es grande en la relación que «La Pulga» había tenido intacta por años con el conjunto azulgrana.

En este conflicto, el Barcelona como institución dejó mucho que desear al poner a un jugador por sobre los valores del club. Por otra parte, Messi quería declinar en el momento más oscuro del equipo, ensombrecido por resultados desastrosos de los que él mismo fue parte. Fue una actitud muy poco prudente viniendo del capitán del equipo, porque existen maneras más dignas de decir adiós al club de toda tu vida.

Sin embargo, la telenovela en que se ha convertido todo esto, aún no termina. Será una temporada larga para Messi porque en los vestuarios con Koeman, el panorama puede ponerse más tenso si el Barça no levanta cabeza en las competiciones, y para el argentino será un sepelio seguir atado a un equipo donde ha dejado claro que terminó su ciclo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s